top of page

“Mi visita a la Galería de Arte La Catedral en Tarragona fue una experiencia artística excepcional que me dejó impresionado. Esta galería es mucho más que un espacio cultural; es un tesoro artístico en el corazón del centro histórico monumental de Tarragona.

Lo que más me impresionó fue el compromiso de la galería con la diversidad artística. Pude apreciar obras de artistas de renombre y emergentes, lo que crea un diálogo interesante entre el arte clásico y contemporáneo. El enfoque en artistas noveles es especialmente loable, ya que proporciona una plataforma invaluable para talentos emergentes.

La zona de pequeño museo dentro de la galería es un verdadero punto culminante. La cuidadosa selección de obras, la iluminación especial, la música ambiental y los aromas asociados al arte crean una experiencia sensorial única, me encontré profundamente conmovido por la forma en que se presentaban las obras.

Esta galería será sin duda un destino imprescindible para todos los amantes del arte y una contribución muy valiosa al mundo del arte en Tarragona.”

 

JAIME LOPEZ

Director de Arte Sostenible

Comisario de Exposiciones

Barcelona

“Siempre pensaba que un espacio como La Galería d’Art La Catedral de Tarragona era muy necesario en esta ciudad, lo considero un acierto por parte de su fundador.

He tenido el placer de seguir un poco su proceso creativo y admirar parte de la colección privada de la galería que se expone en sus primeros días abiertos para comenzar su andadura.

La Galería dispone de los avances más modernos en cuanto a iluminación y sonido, sus dos salas la convierten en un espacio muy competente y eficaz para resolver cualquier exposición o evento.

Esta Galería dará mucha vida al arte en Tarragona y oportunidades a muchos artistas de distintos estilos.”

  ANTON EGUIGUREN

  Artista Pintor y Fotógrafo

20- DDDD Sala de Video.jpg

La Galería La Catedral inaugura su primera exposición con obras que no forman parte de la colección del fondo de arte de la propia galería y se inicia con una muestra colectiva que promete captar la atención de los amantes del arte y los curiosos. Esta exhibición reúne el trabajo de 18 artistas, 10 hombres y 8 mujeres, con un denominador común: han nacido en Tarragona alrededor de los años 50. Este grupo ecléctico de artistas, pese a la diversidad de intereses que les mueve, cultivan la técnica de pintura, que es el elemento unificador de la exposición.
Los artistas participantes representan una amplia gama de estilos y técnicas, desde el expresionismo hasta el surrealismo, pasando por la figuración y la abstracción. Si bien la pintura es el medio predominante utilizado para expresar sus visiones artísticas, en algunos casos también han explorado otras técnicas de expresión como el grabado, la escultura o la fotografía, en muchos casos con una vinculación al territorio y al paisaje de las comarcas tarraconenses. Una vinculación que, si no es evidente en las temáticas, está presente en la textura o colores, con los azules del mar, los verdes de los pinares y los ocres de las fachadas, caminos y piedras.
Entre los participantes en la muestra contamos con Xavier Aluja, Myriam Arnold, Teresa Baena, Claudio Bonachí, Emma Dominguez, Tito Figueras, Eduardo Fortuny, Ethel Marti, Mario Masip (Marius Art), Carmen Pi, Jaume Queralt, María Jose Ripoll, Vicky Roldán, José María Rosselló, Pedro Juan Salas, María José Sánchez Iranzo, Antonio Tomás Torne y Tomás Valls Bigorra. Todos ellos, reconocidos artistas en activo, en muchos casos con taller abierto en la ciudad de Tarragona. Cada uno de los participantes ha seleccionado una obra con la que se sienten representados y que muestran en esta ocasión especial.
El conjunto ofrece una visión variada y enriquecedora de la creación artística de una generación, la de los cincuenta y principios de los sesenta, con un canon que busca composiciones muy estudiadas, con luces, sombras, penumbras y colores cambiantes, con pincelada libre en algunos casos o más estudiada en otras, que define formas y campos de color que se relacionan entre sí, dialogando de forma yuxtapuesta o complementaria.

Además de sus propias experiencias y vivencias personales, la obra de estos creadores también recibe el impacto y la inspiración de las generaciones anteriores de artistas del Camp de Tarragona. En una lista, elaborada más a rajaploma que a corazón que quieres, deberíamos incluir a Francesc Todó, Teresa Llácer, Magda Folch, Antonio Gonzalo Lindín, José Icart, Antonio Pedrola, José Sancho Piqué, José Nogué, Luis M. Saumells, Ferran Arasa, Francisco Gimeno, Daniel Argimon, Mariano Rubio o José María Morató Aragonés. Espigolando entre las piezas de la exposición encontrará sus influencias -a veces más evidentes, a veces de forma más sutil, a veces, simplemente, fruto del punto de vista poético y subjetivo de este crítico- en el tratamiento de la luz y el color, en las figuras marcadamente horizontales y estilizadas. También debería destacarse la inclusión de variadas formas abstractas para representar elementos total o parcialmente reales: aquí los puntos de contacto con Gonzalo Lindín, Pedrola o Icart son más evidentes.

La muestra plantea también cuestiones más amplias sobre el significado y la naturaleza de la creación en el contexto contemporáneo. Con el uso masivo y, en ocasiones, indiscriminado del término "creación" en sectores como el marketing y la cultura popular, se abre un debate sobre su verdadero significado y valor. En un contexto donde la cultura, el arte y otros aspectos de la vida cotidiana se han comercializado y desmenuzado hasta convertirse en meras mercancías, los usuarios recibimos el producto final, la obra producida, sin tener constancia de dónde viene, el sitio y el creador son accesorios, el arte y la creación en general se despersonaliza. La muestra que nos trae la Galería La Catedral explora otras vías más sutiles, donde la proximidad, el contacto con el autor y el proceso, tiene un valor primordial. Como afirma Ezequiel Soriano (en “Ante todo, ¿cómo están las máquinas?” publicado en el magazine del CCCB Lab del 10 de octubre de 2023), “Hay una manera de entender la creatividad que no se basa en el objeto final ni se asocia a la idea de hacer algo innovador u original, que permite pensar el arte más allá del yo, del autor y del logos. Esta forma de creatividad no se ata a hacer sino a experimentar; en vez de definirse por la creación de un producto, se define por lo que hay de intrínsecamente creativo en la vida”.

Esta exposición inaugural no sólo sirve como plataforma para la difusión de estos talentos locales, sino que también representa un momento de reflexión y celebración del arte y la cultura en Tarragona. Es una oportunidad para el público de sumergirse en las diversas expresiones de la creatividad y la imaginación, y de conectar con la rica tradición artística local. En última instancia, esta exposición, que también es un homenaje al know-how y la constancia, pone de manifiesto la importancia del arte como medio de comunicación, expresión y reflexión en el mundo actual.

MARIOS DOMINGO
Crítico de arte y comisario independiente.
Miembro de ACCA (Asociación Catalana de Crítica de Arte) y de AICA (Asociación Internacional de Críticos de Arte)

bottom of page